Feb 1, 2023

La experiencia de Pau siendo diabético en Australia

Tenemos varios estudiantes con diabetes que se preguntan si Australia es un país seguro para ellos. ¡Por supuesto que lo es! Hoy entrevistamos a Pau, estudiante de YouTOOProject y diabético en Australia.

¡Hola, Pau! Preséntate como quieras 🙂

Me llamo Pau, de 26 años y con interés por absolutamente todo. ¡Ah! También tengo diabetes tipo 1.

Aunque la diabetes forme parte de mi día a día, intento que no perjudique mi rutina y mis actividades habituales o extraordinarias. Es decir que no me pierdo nada por su culpa. 

¿Qué es la diabetes tipo 1 y cuánto hace que te la diagnosticaron?

La diabetes tipo 1 es una enfermedad genética que afecta a jóvenes, especialmente hasta los 25 años y, de momento, es crónica. En mi caso debuté con 22. Tuve que adaptarme rápido, ya que vivía solo y acostumbraba a viajar tanto como podía y no concebía la posibilidad de cambiar mi estilo de vida.

¿Qué dudas (relacionadas con tu enfermedad) te asaltaron cuando decidiste emprender tu aventura a Australia?

Más que por la distancia y por las características de la sanidad del país de destino, mi preocupación principal era la duración de mi estancia.

Hay distintas formas de conseguir insulina aquí, igual que seguros médicos especializados (los cuales no recomiendo porque son una estafa), pero la manera más sencilla y económica es llevarla contigo desde el país de origen.

Así que mi idea era traer toda la medicación necesaria que había calculado que necesitaría para los meses de visado que me habían concedido. 

¿Habías viajado anteriormente al extranjero para pasar una larga temporada?

Sí. Siendo diabético he viajado por infinidad de países de Europa. He estado meses enteros por Asia, me he tirado semanas en la montaña subiendo picos de +3000 m (una de mis aficiones) y he vivido en Italia. No me he perdido nada. Solo hay que ser consciente de que tus límites se ven afectados por tu dependencia a la medicación. Mientras la tengas cerca, bien guardada y administrada correctamente, puedes hacer más de lo que sueñas.

Viajar siendo diabético en Australia

¿Qué pasos seguiste para pedir la insulina y el material necesario con anterioridad en tu país de origen?

Los pasos básicos, y únicos, serían hablar con tu médica/o de cabecera y con tu especialista de endocrinología. Les comentas que quieres hacer este viaje y que tienes pensado estar X meses fuera y, por lo tanto, necesitarás medicamentos. Lo suyo es pactar con ellos la forma de conseguir por avanzado la cantidad necesaria de insulina, agujas, parches, etc., que necesitarás. Hablo de meses porque es difícil que puedas conseguir para más de un año.

Recomiendo hacer un cálculo estimativo de la cantidad de insulina que gastas diariamente y multiplicarlo por el total de días de tu visado y añadirle un 30 % más (por lo menos). Nunca sabes si se te puede estropear una jeringa, si por el cambio de dieta y de rutina necesitarás más cantidad de medicamentos o si te pondrás a perder «bolis» de borrachera.

Mi sensación es que cada profesional de la sanidad lo gestionará de forma distinta, así que recomiendo hacerse amigo del médica/o y ver cómo gestionarlo para tener más de la que uno necesita, ya que su prescripción está relacionada con la cantidad diaria. Así vas acumulando con anterioridad. Quizá también pueden hacerte un informe como «excepcional» y dártela toda de golpe. No sé, lo mejor es hablar con ellos.

Más vale prevenir que curar. 

Aeropuerto

¿Existe un menú especial para diabéticos en las aerolíneas?

Sí, algunas aerolíneas tienen menú especial para diabéticos, pero no recomiendo cogerlo. Así como que no está de más que las personas de tu alrededor sepan de tu enfermedad para cualquier emergencia, en el caso de la comida, según mi experiencia, se me hizo más complicado calcular las «raciones de hidratos de carbono» del menú especial que me trajeron que las del menú normal de la gente de mi alrededor. Y además el menú normal tenía mejor pinta que el que me dieron a mí.

Así que no acostumbro a pedir tratos especiales.

¿Algún problema con el control de seguridad?

Ninguno, nunca me han parado para revisar la medicación. Una vez me preguntaron en el escáner que qué era todo aquello, pero creo que más por curiosidad que por obligación. 

Consejos sobre cómo viajar en avión con tu medicación

Es obligatorio llevar toda la medicación en la maleta de mano en los aviones. Además, prefiero tenerla conmigo que arriesgarme a quedarme sin ella si se pierde (me pierden) la maleta.

La insulina es necesario mantenerla a temperatura estable y nunca por encima de los 30ºC (aunque si vas a la playa o es un día caluroso, por unas horas no pasa nada). Por eso yo siempre llevo todo en una nevera pequeña que uso durante el viaje para poner la comida (y alguna cerveza) cuando voy de excursión.

Al hablar con tu médica/o hay que pedirle la receta en inglés y un certificado de enfermedad que también te puede hacer tu especialista. Aunque yo no he tenido que enseñarlo nunca, en principio, hay que llevarlo. Ellos te guiarán.

Seguro médico siendo diabético en Australia

¿Qué seguro médico tienes y por qué lo elegiste?

Cogí el seguro de estudiante de BUPA ya que pedí presupuesto y cobertura a varios seguros especializados y, además de cubrir lo mismo o incluso menos (a nivel de gastos médicos), eran exageradamente más caros. Y tampoco subvencionan la insulina en el país de destino, así que a la práctica no sirven de nada.

Repito, mejor prevenir que curar. Come sano, haz deporte, pásalo bien y controla los niveles de glucosa en sangre. ¡No necesitarás el seguro para nada aun siendo diabético en Australia!

Compra de insulina en el destino

¿Te has informado sobre la posibilidad de comprar insulina siendo diabético en Australia?

La verdad es que no. Estoy muy tranquilo con mis reservas de insulina y, como en todo el mundo, aquí si pagas tienes lo que quieres. Así que, con mi seguro, mi permiso de residencia y una tarjeta de crédito no tendría que haber ningún problema. En el peor de los casos te gastas 2000 € y vuelves mañana mismo a tu casa a buscar más.

¿Y sobre enviarla por correo?

En principio no tendría que haber ningún problema. Pero los servicios de envío de mercancías no garantizan la estabilidad de temperaturas ni el cuidado de los paquetes. Además de ser caro y que existe la posibilidad de que se quede en aduanas y no sepas nunca más nada.

Me haré pesado, pero siempre mejor prevenir que curar.

¿Cómo es el día a día de un diabético en Australia?

Mi vida es como la de todo el mundo. Me levanto por la mañana, café, voy a clase a estudiar inglés, me como mi bocadillo durante el descanso, más clase. Luego, como y por la tarde la mayoría de gente trabaja porque la vida aquí es cara. Algunas tardes surfeo también (con una barrita de muesli en una de las mangas del neopreno). Por la noche, algunos días me veo con gente delante de la playa para tomar el aire, y alguna cerveza. Los fines de semana casi todas las mañanas surfeo. Algunos días cenamos con gente random de todo el mundo, voy a la playa, hago yoga y leo.

Hago lo que me gusta hacer en mi tiempo libre, como todo el mundo, simplemente cuando como hidratos de carbono me tengo que pinchar insulina un ratito antes de comer (porque mejor prevenir que curar).

¿Cómo fueron tus primeras semanas como diabético en Australia y cómo llevaste todos los cambios relacionados con el jet lag, el clima, la comida, entre otros?

En Australia el clima está bien y el jet lag se pasa con una buena borrachera.

El tema de los horarios a mí personalmente fue el que más me descuadró la glucemia. Es recomendable preparar la estrategia con tu endocrina/o, aunque hay que basarse en experiencias propias ya que cada patología es única. A mí, aunque probé distintas cosas y al principio me hacía un poco el loco, lo que me ha funcionado es el mantener la rutina que tenía en casa. Pincharme la insulina lenta por la noche, aunque al llegar tenga que estar unas horas (o un día entero) sin ella. Cuando esta insulina basal esté adaptada al cambio será más fácil encontrar el equilibrio.

Si estás una semana con glucemias raras es normal, ya que vives durante las horas en las que solías dormir y viceversa. Tu cuerpo no está acostumbrado a eso. Dale un tiempo de adaptación a tus hormonas, intenta comer ligero y con pocos carbohidratos para prevenir hiperglucemias y ve haciendo pruebas poco a poco.

Comida de un estudiante diabético en Australia

El índice de vida media en Australia es de 83 años lo que equivale a 3984 semanas. Si necesitas 2 semanas de adaptación en las que no estás todo el rato dentro del rango glucémico óptimo (entre 80 y 180 mg/dl) eso supone solo un 0,05 % de la vida. Tómalo con calma y no te frustres que eso sí que no lleva a nada.

¿Qué tal llevas la comida siendo diabético en Australia?

Aquí la comida tiene muchos orígenes y, mayoritariamente, se basa en una mezcla de muchas cosas, lo que dificulta el hacerse una idea clara de la cantidad de hidratos de carbono que puede tener cada alimento. A mí me funciona el llevar siempre conmigo una mochila o una totebag con, además de la cartera, una gorra, gafas y crema de sol, un par de barritas y un par de manzanas. Aquí no existen los azucarillos del café que robamos en los bares en España y que tenemos siempre por todas partes.

Y si no, siempre puedes improvisar. Yo tengo dinero en todas partes: cartera, funda del móvil, funda de las gafas de sol, en bolsillos de la mochila, como punto de libro, etc., así me puedo comprar algo en caso que necesite. Con esto quiero decir que, si vas a comer fuera, los calores te pueden provocar hipoglucemias, un susto porque entonces ves una serpiente de 15 metros, nunca se sabe. Mejor prevenir, siempre.

Estudiante diabético en Australia

Recomiendo comer de todo, probar cosas nuevas y no perderse nada que si has venido hasta la otra punta del mundo no es para sufrir. Controlando a menudo se puede revertir rápido una hiperglucemia y teniendo de todo cerca se corrige rápido cualquier posible bajada de azúcar. 

*En Australia hay cerveza sin carbohidratos, ¡la he probado y funciona! No hay que pincharse y puedes tomar tantas como quieras o como puedas (no es una propuesta). En las tiendas de alcohol te guiarán si les preguntas. A mí la que más me gusta es la de la brewery Better Beer, pero pruébalas todas que estás de mediovacaciones en la isla más grande del mundo.

Consejos finales para animar a las personas con diabetes a perseguir sus sueños ¡e irse a Australia!

La vida aquí no es para nada diferente a la de casa en lo que se refiere a la gestión de la enfermedad. Australia es el primer mundo, hogar de 1,9 millones de diabéticos, lo que equivale a casi el 5 % de su población total. Déjate llevar, sé precavido y previsor ¡y no te pierdas nada!

Siempre que he viajado, cuando he empezado a gestionar mejor mis niveles de azúcar, ha sido cuando he dejado de preocuparme por cosas mundanas y me he dedicado a disfrutar. La diabetes es una enfermedad muy emocional y las hormonas influyen muy directamente en su estabilidad y control (por eso se gestiona desde el área de endocrinología en los hospitales). Cuando he dejado de angustiarme y he empezado a fluir con todo, casi por arte de magia la glucemia se me ha estabilizado hasta el punto de no tener ni que pensar en ella. Cuando eso sucede es un claro indicador de felicidad.

¡Gracias, Pau! Su testimonio es una llamada a la calma para todas aquellas personas diabéticas que queráis vivir vuestra aventura en Australia. Planeadlo todo con antelación, ¡y a por todas! Hay muchos casos como el de Pau, estudiante diabético en Australia, ¡no estaréis solos! Además, nosotros siempre os acompañamos ?

¡Contáctanos!

 

Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments