10 consejos para la búsqueda de trabajo en Australia

¿Necesitas encontrar un trabajo en Australia o te gustaría conseguir un puesto de trabajo en tu sector profesional? Nuestro amigOO, Óscar Fermosel, es un experto en todo lo que tenga que ver con conseguir un empleo y en este artículo te da los mejores consejos que nunca nadie te ha dado para que tu búsqueda de trabajo en Australia sea todo un éxito. Además, de ahora en adelante, si eres estOOdiante de YouTOOProject, Óscar estará a tu disposición para ayudarte, aconsejarte, prepararte y conseguir lo que estás buscando.

¡Sigue leyendo!

Chico en naturaleza Australia

Antes de empezar con los consejos, dejamos que Óscar se presente un poco para que puedas situarte mejor:

Mi nombre es Óscar Fermosel, aterricé hace un año y medio en Sydney, y soy psicólogo organizacional, PeopleOps, o como se le llamaba antiguamente, especialista en recursos humanos. 

En mis más de 5 años de experiencia trabajando entre España y Sydney, y quizás por mi formación como psicólogo, no he hecho más que reforzar la idea de que las personas no somos recursos que haya que gestionar, y por eso siempre he buscado formar parte de proyectos que tengan como foco principal las personas y su desarrollo.

Creo firmemente en la lógica de la abundancia, crecemos en la medida en que compartimos, y por eso me gustaría poner a vuestra disposición mis experiencias y conocimientos en todo lo que tiene que ver con la búsqueda de trabajo. Desde cómo preparar tu currículum, a cómo realizar una búsqueda efectiva de oportunidades, preparar/realizar una entrevista, o afrontar tus primeros días en un nuevo puesto de trabajo.

Si vienes o has venido a Australia con YouTOOProject, estaré encantado de echarte una mano. ¡Pregunta a tu COOlaborador por mi contacto!

¿READY? Toma nota de todos los consejos que ha preparado para ti y no te saltes ni uno:

1. Pregúntate qué es lo que quieres conseguir

Cada persona tiene sus propias circunstancias así que, antes de nada, tienes que dedicar un momento a analizar tu situación y pensar qué es lo que quieres lograr.

Skyline de Sídney

Puede que acabes de aterrizar a Australia, o que ya lleves un tiempo viviendo en el país. Puede que tengas un nivel alto de inglés, o que mejorar tu inglés sea la principal razón de haberte embarcado en esta aventura. Puede que estés buscando un trabajo casual que puedas compaginar con tus estudios, o que quieras encontrar un trabajo dentro de tu sector para seguir desarrollando esta actividad en un nuevo país. Cada situación es diferente y por ello es fundamental tener una dirección clara antes de empezar a invertir tu tiempo en una tarea que puede ser tan ardua como la búsqueda de trabajo.

  • Consejo: define qué sería para ti tener éxito en la búsqueda de trabajo. Por ejemplo, para mí fue encontrar una posición full-time como People & Culture Coordinator, en Sídney, en una empresa de tamaño mediano que tuviera un enfoque “people first”.

2. Conoce tu entorno como la palma de tu mano

Una vez que hayas decidido cuál es tu meta, es el momento de identificar cuáles van a ser los medios que vas a navegar para alcanzarla. Tienes que conocer dónde están los recruiters o encargados de la selección buscándote, y cómo funciona cada uno de estos medios.

¿Cuáles son los sitios de empleo más populares? ¿Con qué frecuencia aparecen nuevas ofertas? ¿Cuánto tiempo merece la pena dedicar a cada medio? ¿Es mejor ir en persona al negocio para entregar tu currículum? ¿Debería conectar en LinkedIn? ¿Hay alguna consultora de selección que me pueda conectar con ofertas? Dependiendo del tipo de trabajo que estés buscando las respuestas cambiarán completamente y consecuentemente tu estrategia.

  • Consejo: identifica dónde quieres invertir tu tiempo de búsqueda y define una estrategia. Por ejemplo, cuando estuve buscando trabajo en Australia en el sector hostelero, yo dedicaba las mañanas a revisar todas las nuevas ofertas que hubieran aparecido en Gumtree/Seek ya que disponía del tiempo suficiente, y por las tardes antes de que los bares y restaurantes estuvieran muy ajetreados, me presentaba en persona a entregar mi currículum y hablar con el manager. Cuando lo estuve buscando de People & Culture Coordinator, dedicaba mi tiempo a LinkedIn/Seek, y por las tardes, en vez de ir en personas a las empresas, acudía a eventos/meetups de interés para mi sector.

Cartel "For Hire"

3. Aprovecha tus oportunidades para destacar sobre otros candidatos desde el principio

En la mayoría de ocasiones no vas a ser la única persona aplicando para una posición y la competencia puede ser feroz. Estoy seguro de que en persona puedes conquistar a cualquiera pero para eso necesitas que primero quieren hablar contigo y conocerte. Si quieres aumentar tus posibilidades de llegar a realizar la tan ansiada entrevista, tienes que aprovechar todas las oportunidades a tu alcance para hacerte destacar sobre los demás desde el minuto uno.

¿Cómo puedo hacer mi currículum más atractivo? ¿Conozco a alguien que me pueda introducir a la empresa? ¿Puedo añadir una cover letter? ¿Existe más de un medio de contacto con la empresa? Muchas personas tan sólo aplicarán a una posición a través del típico anuncio en un Job Site adjuntando su currículum. Además, este currículum será totalmente plano e igual al de miles de otras personas. Diferénciate y diseña un currículum atractivo, escribe tu cover letter, y si existe más de una forma de contactar con la empresa que está contratando explórala.

  • Consejo: cada pequeño detalle puede marcar la diferencia así que no dudes en darle mimo a tu currículum, preparar una buena cover letter, y estar siempre abierto a ir un paso más allá. Por ejemplo, en mi caso siempre que voy a empezar a buscar trabajo dedico algo de tiempo a actualizar los contenidos y diseño de mi currículum y cover letter, además de utilizar todas las rutas posibles para hacer saber a la empresa en la que estoy interesado de mi existencia. Muchas veces podrás acceder al teléfono o email de la persona que publicó un anuncio de trabajo, no lo dudes, si te dan la opción llámale o envía un correo.

Manos tecleando un ordenador

4. Conecta con personas, no con empresas

En muchas ocasiones se nos olvida que detrás de cada oferta de trabajo no solo hay una empresa/negocio, también hay una persona que se ha tomado el tiempo en publicarla y que va a dedicarse a evaluar cada aplicación. Muy en línea con el consejo anterior, es fundamental destacar sobre la competencia, así que siempre que sea posible intenta conectar de forma directa con esa persona. ¡Un toque personal puede marcar la diferencia!

¿Existe un número de contacto directo en la oferta? ¿Aparece el nombre del reclutador responsable de la oferta? ¿Puedes encontrar al que sería tu futuro responsable o compañeros en LinkedIn? No te conformes con enviar tu currículum o compartir tu perfil en un job site, responde a estas preguntas y abre nuevas vías de comunicación que te acerquen a tu objetivo.

  • Consejo: mi segundo trabajo en Australia lo conseguí (en parte) gracias a llamar directamente al teléfono que aparecía disponible en la oferta por si tenéis cualquier duda. Era el teléfono de quien se convertiría en mi responsable y después de tener una conversación informal con ella, me ofreció realizar una entrevista esa misma tarde.

Dos chicos hablando con ordenador

5. Sé consistente (¡Y nunca llegues tarde!)

Creo que este es el consejo más sencillo y directo, pero a la vez una de las cosas en las que más fácilmente se puede caer (especialmente si llevas mucho tiempo intentando conseguir trabajo). Habrá veces en las que todo se alinee y tu búsqueda de trabajo sea cuestión de un par de días, pero también puede suceder que el proceso de búsqueda se alargue en el tiempo y te empiezas a preguntar si lo que estás haciendo realmente sirve de algo.

¿Has aplicado a cientos de ofertas pero no recibes respuesta? ¿Después de la primera entrevista no supiste más de aquella “maravillosa” empresa? ¿Te acercaste en persona a un negocio y te dijeron que “thanks but we’re not looking to hire at the moment»? Que esto solamente sirva de combustible y como material de reflexión en que puedes mejorar. La búsqueda de trabajo se parece más a una maratón que a un sprint así que asegúrate de no venirte abajo cuando las cosas se pongan cuesta arriba. Identifica aquello que puedas mejorar y sigue aplicando aquello que ya estás haciendo bien, nadie puede prometer que vas a tener éxito pero estarás seguro de que estás haciendo todo lo que está en tu mano para alcanzar tu meta.

  • Consejo: cuando aterricé por primera vez en Australia y estuve buscando trabajo en hostelería, muchos de mis amigos me decían que era habitual que al ir en persona a un restaurante cogieran tu curriculum y nunca llamaran. En circunstancias normales yo me habría tomado eso como un NO rotundo, pero la realidad es que el hecho de volver a intentarlo de forma periódica y consistentemente, es algo que les gustaba a los dueños. Para mi, a la cuarta fue la vencida.

6. Haz tus deberes antes del examen

A estas alturas del post estaremos de acuerdo en que la búsqueda de trabajo puede ser un proceso arduo. Por eso mismo, cuando por fin consigas la tan ansiada entrevista, asegúrate de que estás preparado para afrontarla.

¿A qué se dedica exactamente la empresa? ¿Cuál es su historia? ¿Cuáles son sus valores? ¿Han experimentado algún hito relevante recientemente? ¿Con quién vas a hablar? ¿Cuál es su historia? ¿Tenéis cosas en común? Existen mil formas de acceder a este tipo de información (su web, la oferta de trabajo, conversación inicial, nuestro viejo amigo Google…) y disponer de ella te permitirá afrontar la entrevista comprendiendo la situación de la empresa y personas con las que estás tratando.

  • Consejo: en mi experiencia, una de las preguntas más típicas durante una entrevista es “y… ¿qué sabes sobre (inserte nombre del negocio)?”, o alguna variante con la misma esencia. Personalmente, es una de las preguntas que siempre suelo hacer ya que sirve de puente para introducir la compañía y además me permite comprobar si la persona ha hecho sus deberes (está demostrando interés genuino).

7. Conócete a ti mismo

Este es otro de esos consejos que sobre el papel parece muy sencillo pero en la práctica siempre es de los más difíciles de seguir. Cualquiera puede entender la necesidad de estudiar la empresa, negocio o persona con la que vas a tener una entrevista, sin embargo, muchas veces sobre estimamos cuánto nos conocemos a nosotros mismos y nuestra trayectoria vital y profesional.

¿Puedes contarme de forma breve, concisa y atractiva tu trayectoria profesional? ¿Cuál es la razón de que hayas aplicado por este tipo de rol? ¿Qué buscas en una empresa? ¿Por qué dejaste tu último trabajo? ¿Puedes contarme cuál ha sido uno de tus mayores retos profesionales? ¿Por qué decidiste dejar tu país de origen? ¿Cuáles son tus expectativas salariales? Estas son solo algunas de las preguntas que necesitas ser capaz de contestar sin dudas, sin tener que pensárselo dos veces. Solo tendrás una oportunidad de crear una impresión positiva así que asegúrate de que eres capaz de poner en valor todo lo que puedes aportar a la empresa.

  • Consejo: otra de las preguntas más frecuentes, sobre todo al abrir una entrevista, es “¿puedes contarme un poco sobre tí?”. En mi experiencia es una gran oportunidad para marcar el tomo de la entrevista y asegurarte de que el entrevistador ve que estás seguro en ti mismo, que tienes lo que necesitan para ser el candidato ideal, y que tu trayectoria profesional está alineada con la suya. Para perfeccionar mi historia, lo que yo hago es preparar una suerte de guión que luego práctico delante del espejo o con alguna persona de confianza. La clave está en asegurarse de que suena natural y que no te dejas nada que pueda aportar valor a quién te esté escuchando.

Escritoriio con taza

8. Contesta a las preguntas que te están haciendo

Este consejo tiene dos capas. En primer lugar, es habitual que cuando nos hacen una pregunta queramos dar una respuesta super completa y con muchos detalles. Esto esta bien pero tan solo hasta cierto punto, las entrevistas suelen tener una duración limitada y es fundamental asegurarse de que podemos contestar todas las preguntas que tenga el entrevistador para que puedan tomar una decisión informada. La gestión del tiempo es fundamental así que asegúrate de no usar el valioso tiempo de la entrevista en detalles que no van a marcar la diferencia.

En segundo lugar, en ocasiones por como la conversación se está desarrollando o por la información que tienes sobre la posición, verás que algunas preguntas van con segundas intenciones o intentando sondear un área sobre la que no estén del todo seguros. Es muy difícil aprender a leer este tipo de sutilezas pero la práctica y el ponerse en el lugar de quien te está entrevistando te ayudarán.

Cuando me preguntaron por un ejemplo, ¿elegí el que más se acercaba a la realidad de la empresa o algo con lo que no pueden identificarse? Cuando me dijeron “¿quieres añadir algo más?”, ¿era una pregunta abierta o estaban esperando que diera más detalles o información? Reflexionar sobre este tipo de situaciones es muy útil a la hora de responder a las preguntas que realmente se te está haciendo.

  • Consejo: este es un ejemplo muy obvio pero quizás te pueda ayudar a comprender a lo que me refiero. En una de mis primeras entrevistas en Australia me preguntaron si tenía experience en recruitment dentro de una industria en específico. La respuesta aparentemente es sencilla, si o no, pero en realidad la pregunta subyacente es: si tienes experiencia, ¿puedes hablarnos sobre ella? Si no tienes experiencia, ¿qué te hace pensar que serás capaz de realizar esta tarea? Por favor, convéncenos de que eres el candidato ideal.

9. Aprovecha las oportunidades para hacer preguntas

¿Alguna vez te han preguntado al final de una entrevista si tenías alguna pregunta? ¿Cuál fue tu respuesta? Espero que fuera un rotundo sí pero mi experiencia me dice que probablemente no sea ese el caso. Es habitual que al final de la entrevista estemos exhaustos y nerviosos, vemos la línea de meta en el horizonte y queremos terminar con ese estresante momento cuanto antes (¡no vaya a ser que la liemos al final del todo!). No obstante, hacer un esfuerzo extra puede, una vez más, marcar la diferencia y hacernos destacar sobre el resto. Al hacer preguntas estás demostrando iniciativa e interés en la oportunidad, en la empresa. Además, cada minuto que inviertan hablando contigo luego hará más difícil que puedan justificar el tener una opinión negativa por una cuestión de disonancia cognitiva (si invertí una hora en la entrevista con X, probablemente no quiera pensar que he desperdiciado mi valioso tiempo así que tendré un sesgo que me hará analizar el intercambio de forma más positiva).

¿Cuáles son los próximos pasos en el proceso de selección? ¿Cómo sería un día normal? ¿Qué es lo que más te gusta de trabajar aquí? ¿Cuáles son las expectativas para esta posición a largo plazo? Hay miles de preguntas así que haz(me)te el favor de al menos preguntar una.

  • Consejo: mi pregunta favorita, y la que siempre hago al final de una entrevista, es si tienen alguna duda o feedback sobre mi encaje con la posición después de haber hablado conmigo. Esta pregunta te permite descubrir cuáles pueden ser sus dudas y resolverlas o aportar información extra que cambie su percepción antes de acabar la conversación. ¡Nunca dejes a tu entrevistado con dudas de si eres el mejor candidato para la posición o no!

10. Deja siempre claro cuáles son los siguientes pasos en el proceso

Como dije antes, es perfectamente comprensible que tengas reparos en hacer preguntas al final de una entrevista, no obstante, es fundamental que dejes claro cuáles van a ser los próximos pasos a seguir en el proceso. Si el entrevistador no los comparte directamente contigo, esta es la pregunta que tienes que hacer si o si.

¿Me llamarán de aquella entrevista que hice hace una semana? ¿Debería irme preparándome para una segunda entrevista? ¿Debería llamar a la empresa para ver cómo va el proceso? Este tipo de preguntas tendrán una respuesta muy sencilla siempre y cuando tengas claro cómo funciona el proceso de selección en el que estés participando.

  • Consejo: en mi experiencia, saber cuál era el calendario de los procesos de selección en los que he participado me ha permitido poder contactar con el responsable del proceso de selección si había retrasos, evitando así comerme la cabeza sobre si ya no estaban interesados en mi candidatura. Además, el tener detalles sobre una potencial segunda entrevista y quien va a participar en ella siempre te permite prepararte para ella (recuerda los consejos anteriores, ¡conecta con las personas y haz tus deberes!).

Chico con movil

¡Termina de conquistarles cuando menos se lo esperen!

Si has llegado hasta aquí, enhorabuena, ¡tengo un consejo extra solo para tus ojos! Una de las cosas más sencillas y que además puede marcar la diferencia sobre otros candidatos es algo tan simple como agradecer a la gente su tiempo. Muchas veces se nos olvida que para los responsables de selección, todo este proceso también puede ser estresante y que están dedicando muchas horas a hablar con cientos de candidatos.

Envía un breve correo al día siguiente de tu entrevista agradeciendo que te concedieran la oportunidad de aprender más sobre la posición y ofreciendo facilitar cualquier información extra que pudieran necesitar. Créeme, este tipo de detalles te pueden llevar muy lejos, y como mínimo puedes alegrarle a alguien el día 🙂

 

Si te ha gustado este artículo, déjanos 5 estrellitas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *